viernes, 19 de enero de 2018

Análisis de canciones: 'Somebody To Love'

'Somebody To Love' es una composición de Freddie que abre la segunda cara del vinilo de A Day At The Races. Fue el single elegido para promocionar el disco antes de su lanzamiento. Lanzado el viernes 12 de noviembre, consiguió el puesto 2 en listas, y el 13 en los Estados Unidos.

Todos estaban expectantes por ver que era capaz de crear el grupo tras el lanzamiento de A Night At The Opera y su grandioso éxito. Y ciertamente hubo mucha expectación. De nuevo Kenny Everett tuvo la suerte de tener una copia del single antes que nadie, de hecho ¡antes de que la propia EMI mandara una copia a la BBC para su promoción! lo que causó algo de controversia.

La inspiración para la canción es Aretha Franklin, a la cual siempre admiró. Y de nuevo es impresionante como la banda trabajó en las armonías vocales del tema, donde parece que escuchemos un auténtico coro gospell, sin embargo, en la canción solo cantan Brian, Freddie y Roger. Por supuesto que tuvieron que doblar miles de veces sus voces para dar dicha impresión.

La letra es un autentico homenaje al tipo de letra para canciones gospell, implorando a dios en varias ocasiones por encontrar el amor. Aquí ya todos podemos conjeturar sobre el verdadero significado. Freddie nunca quiso desvelar los auténticos significados de sus letras, porque si bien puede que Freddie aún no hubiese encontrado al amor de su vida, si es cierto que unas cuantas canciones atrás nos contaba un gran amor que sentía por una persona (en You Take My Breath Away).

Para la realización del videoclip, se grabó a la banda en el estudio donde se estaba grabando el disco (Sarm East Studios), donde vemos las imágenes de un concierto mítico, Hyde Park. Curiosamente vemos a John formando parte de las armonías vocales del tema, cuando en realidad él no cantó en el tema.

La canción se interpretó en directo entre 1977 y 1985, aunque fue omitida de los setlist en América y Japón entre 1980 y 1982. Hay varias grabaciones en directo remarcables de éste tema, sobretodo la incluida en el directo de Milton Keynes de 1982, que fue lanzado en 2004 bajo el título de Queen On Fire At The Bowl. A pesar de ser un tema recurrente en los setlist, fue omitido de la edición de Live Killers, algo incomprensible. Y al mismo tiempo fue remezclada para la reedición de Hollywood Records del disco, donde se le da un efecto más como en directo, aunque es un remix que pasa muy desapercibido.

Siempre recordada será la versión que George Michael nos regaló en el tributo a Freddie Mercury en Wembley en 1992. Tan espectacular fue, que fue la elegida para lanzarse un EP en el cual sus beneficios irían donados a la recién (por entonces) estrenada fundación del Mercury Phoenix Trust. Tan buena fue su actuación que durante años se especuló que George sería el nuevo cantante de Queen, algo que finalmente desmentiría Brian May en 1997. El EP alcanzó el número 1, y en los Estados Unidos el 30, al igual que así la versión fuese incluida en el Greatest Hits III en 1999.

1 comentario:

Ángel dijo...

Una de las mejores canciones del catálogo de Queen, sin duda.